Mascné: ¿el uso continuo de mascarillas puede generar acné?

El acné mecánico es una variante de acné precipitado por la combinación de presión, fricción, oclusión, frotamiento y calor.
 

 

Imagen

El acné mecánico es una variante de acné precipitado por la combinación de presión, fricción, oclusión, frotamiento y calor.
 

Actualmente el uso de mascarillas se ha convertido en una necesidad primordial en la población general debido a la pandemia por COVID-19 lo cual, consecuentemente, ha aumentado la aparición de este tipo de acné (popularmente llamado mascné), sobre todo por el uso de mascarillas muy ajustadas de materiales ásperos o poco frescos que acumulan calor.

La humedad acumulada bajo cualquier tipo de mascarilla predispone a la alteración de la barrera cutánea, y potencialmente a la sobreinfección. A pesar de que esta condición se ha vuelto muy frecuente entre la población general, existen pocos reportes publicados con enfoque a la prevención de lesiones por acné.

Recomendaciones para evitar la aparición de lesiones por acné mecánico secundario al uso de mascarillas

 
  • Limpieza de cara diario por las mañanas y por las noches con dermolimpiador detergente sintético (syndet) de forma suave, con agua templada o fría, utilizando solo las manos.

  • Es importante evitar las exfoliaciones físicas y la fricción de la piel con aditamentos como cepillos o esponjas.

  • En caso de utilizar mascarillas de tela, es preferible que esta sea de algodón.

  • La mascarilla debe ajustarse adecuadamente y no conducir a un exceso de presión o incomodidad en un área particular de la cara.

  • Las mascarillas de tela deben estar limpias previo a su uso.

  • La humectación facial se puede llevar a cabo con emolientes no comedogénicos, preferentemente a base de ácido hialurónico.

  • Se aconseja la aplicación de agua termal durante el día y antes de dormir, ya que esto ayudará a la piel, disminuyendo la irritación y el enrojecimiento.

  • Evitar el uso de maquillaje.